KOBA LIVE: Traña-Matiena (Abadiño) – 24/06/2023.

Marcada su fecha en el calendario, desde que se confirmará la fecha de su edición de 2023, nos acercábamos a Traña-Matiena para disfrutar de la segunda edición del festival Koba Live, que iba a contar, con dos grandes reclamos en su cartel. Por un lado, la banda alemana Primal Fear, quienes el próximo mes de septiembre publicarán su nuevo álbum, siendo el Koba hasta el momento su única fecha confirmada en nuestro país; por otro lado, los albaceteños Angelus Apatrida, banda que consiguió llegar al número uno de ventas en España con su último trabajo discográfico y muy queridos en Euskadi.

Al contrario que el año pasado, Abadiño nos recibió con sus más de 30 grados de temperatura, en una jornada que arrancaría con Blackhearth, una de las bandas locales del cartel y que tan buen sabor de boca nos había dejado en su visita a la Groove de Portugalete.

La banda comandada por la impecable voz de Alain Concepción, sigue inmersa en la promoción de “The Wrath Of God” (2021), del que dieron buena cuenta en el tiempo que estuvieron sobre las tablas. Arrancaron con “Betrayal” y “Rotten To The Core”, dejando muy buenas sensaciones, aunque con un público resguardándose de la solana que nos estaba cayendo encima. “This World”, “My Bornless Child” o “Earls Of Darkness”, este último de su debut, dejaron de manifiesto la calidad que atesora cada uno de los miembros de la banda, a pesar de que por momentos, el estar estáticos en el escenario, hizo que el público que ocupaba las primeras filas no se enganchara del todo.

Encararon la recta final de su actuación con “The Wrath Of God”, tema de su disco homónimo en el que colabora Tim Owens y que defendió de manera magistral Víctor de Orion Child e “Into The Unknown”, para cerrar con “Face The Enemy”.

Con el tiempo casi justo para tomar un refrigerio salían a escena Sweet Rage, otra de las bandas locales participantes en esta edición, y la gran desconocida para la mayoría de los que ya habían accedido al recinto. Quizás fue la banda que menos enganchó al público, por la gran diferencia musical con Primal Fear o Angelus Apatrida, pero que mucho de los presentes acabaron disfrutando cerveza en mano bajo el sol.

En plena presentación de su álbum debut titulado “Abian”, pudimos ver en directo temas como “Sua”, “Last Time” o “Negarrari Eusten”. Para el público del Duranguesado, no es una banda de desconocidos, ya que algunos de sus miembros formaron parte de Muted, banda que quisieron homenajear con “Ez Naiz Gai”, en el que además, contaron con Pitxi, cantante de aquella formación de Abadiño. Haciendo un repaso a su debut, siguieron temas como “Don´t Cry Alone” o “Erabaki Ausartak”, cerrando su paso por el Koba con “Gizon Zuri”.

Con un solazo sin darnos tregua y con un público un poco más abundante, llegaba el turno de la banda de pamplona Mosh. Hemos tenido la suerte de haberles visto en acción unas cuantas veces durante los últimos años y podemos decir que es de esas bandas que sale como una apisonadora desde sus primeros riffs, no siendo una excepción en su paso por Abadiño.

Nos pasaron literalmente por encima con temas como “Química”, “Estamos Muertos” o “Heridas”, temas incluidos en su tercer álbum de estudio, “Vértigo”, y dando una muestra del gran estado de forma en el que se encuentra la banda. Entre mosh pits y walls of death, nos hicieron sudar la gota gorda con trallazos como “El Salto”, “Dale Más”, “Con El Agua Al Cuello” o “Impune”, y si alguno de los presentes pensaba que iban a levantar el pie del acelerador, estaba equivocado. Siguieron a toda velocidad con “No Busques Problemas”, “Tiembla Destino” y “Entre Mis Manos”, terminando de poner patas arriba Abadiño con “Viejos Perros”.

Que decir de los salamantinos El Altar Del Holocausto. Hace un par de semanas ya pudimos disfrutar de su puesta en escena en Zamora, y desde sus primeras visitas a Bilbao, siempre hemos acudido a su llamada. Es una banda que ha crecido mucho y que ya ha pasado por los escenarios de los mejores festivales de nuestro país. El no contar con un vocalista no merma su directo, pues si sumas su espectacular puesta en escena a un contundente sonido, resulta en una mezcla que te acaba atrapando.

En el tiempo que estuvieron sobre las tablas, la climatología no fue un impedimento, y nos hicieron un repaso con los mejores temas de su discografía. “Amenra”, “Resurrectionem” y “Caridad”, fueron las elegidas para arrancar, haciendo las delicias de sus fieles, que ocupaban buena parte de la zona delantera. No hay duda de que su atuendo llamó la atención de aquellos que no los conocían, y sumados a que es una banda que se come el escenario desde el principio, no cabe duda de que se ganaron un buen puñado de nuevos seguidores. Tras “Crvcis” y “Doom”, una voz tenebrosa, nos daba las gracias por apoyar la música en directo.

Encaraban la recta final con “De Euforia”, uno de los temas de su último lanzamiento, “El Que Es Bueno..”, en el que no faltó su wall of death con uno de sus integrantes entre el público, para cerrar con “Lucas”, en el que uno de sus guitarritas mostraba el mensaje de Amen Sin Tilde, en el reverso de su guitarra, dejando muy buen sabor de boca a sus viejos y nuevos fieles.

Llegaba uno de los platos fuertes de la noche con la banda alemana Primal Fear. La banda comandada por Mat Sinner y Raf Scheepers se presentaba en Abadiño, siendo de momento, fecha única en nuestro país y con nuevo material bajo el brazo que verá la luz en septiembre, del que, por desgracia, no vimos nada en este directo. Con un Mat Sinner, recuperándose de sus problemas de salud, su puesto lo ocupaba Alex Jansen, un viejo conocido, ya que le pudimos ver en acción en la Urban Rock Concept con Hardline.

Con un gran ambiente, comenzaban su directo con “Final Embrace” y “Angel In Black”, toda una declaración de intenciones de lo que podíamos esperar de su actuación. La comunión banda y público fue perfecta, mostrándose entregada en cada uno de los cortes que iban cayendo. Sin material nuevo que presentar, la banda hizo un extenso repaso a su discografía, sacando sus mejores temas. Tras “Running In The Dust” y “Face The Emptiness”, siguieron como una apisonadora a ritmo constate con trallazos como “Under Tour Spell” o la coreadísima “Nuclear Fire”, hasta llegar al ecuador de su paso por el Koba, con “Hear Me Calling”, uno de los temas incluidos en su último trabajo publicado.

Tras dejarnos coger aire con la balada “Fighting The Darkness”, volvieron a pisar el acelerador dejándonos cortes como “King Of Madness”, “The End Is Near” y “When Death Comes Knocking”, con un público coreando cada uno de sus estribillos y que a estas alturas ya estaba más que entregado a la banda natural de Esslingen. Su directo se nos estaba yendo rápidamente y encararon su recta final con “Chainbreaker” y “Metal Is Forever”, poniendo la guinda a su impecable actuación con “In Metal We Trust”.

A pesar de que mucho de los amantes del heavy más clásico encararon la puerta de salida tras el directo de Primal Fear, todavía nos quedaba otro de los platos fuerte del festival con Angelus Apatrida. Los albaceteños siempre son muy bien recibidos por Euskadi y muestra de ello fue su última visita a la sala Santana de Bilbao, que estaba llena hasta la bandera. Estamos hablando de una de nuestras bandas más internacionales, condición que se han ganado a pulso por su trabajo y que demuestran cada vez que se suben a las tablas.

Tras la intro, ponían en marcha su maquinaria con “Bleed The Crown” e “Indoctrinate”, dos temas de su último disco, que como bien sabemos, llegó a estar el número uno de ventas en nuestro país. Entre empujones y mosh pits, seguían a lo suyo con temas como “One Of Us”, “Vomitive” o “Of Men And Tyrants”, haciendo que sin respiro, siguiéramos sudando la gota. Les siguieron “Childhood´s End”, “Call Of The Nation”, “Violent Down” y “We Stand Alone”, temas ya clásicos en su repertorio y que son muy bien recibidos por el público, que no paro de corear cada uno de sus estribillos.

Superado el ecuador de su directo, ni banda ni público iban a levantar el pie del acelerador, más bien todo lo contrario, ya que con temas como “Serpents Of Parade” o un “Give ´Em War”, con su ya clásico wall of death no nos daban tiempo a relajarnos. Tras “Versus The World”, abandonaban el escenario, dejándonos la traca final y cerrando por todo lo alto con “Sharpen The Guillotine” y “You Are Next”.

Con ellos poníamos el punto final al Koba Live 2023, dejando muy buen sabor de boca a los presentes. No cabe duda del gran salto que ha pegado el festival en su segunda edición, recibiendo a gente, no solo de diferentes puntos del país, sino también de distintos lugares de Europa. No nos queda la menor duda de que el Koba ha venido para quedarse y volveremos a disfrutar de él en 2024.


Texto y fotos: Lakatus ML

Comparte esto: